Los ojos del hermano eterno

La omisión de los hechos no nos libera de la acción.

Ni por un sólo momento nos quedamos libres de obrar.

   He estado dos semanas muy desconectada de todos porque he ido de vacaciones a mi tierra natal, a pasar unos felices, soleados y extra-calurosos días con mi madre. El caso es que entre una cosa y otra he leído poco, pero bueno, viene bien desconectar de todo algunas veces (a saber: internet, televisión, libros, lluvia, castellano, gallego, trabajo, ropa de abrigo…)

The Lumineers – Cleopatra

   Así es pues que os traigo una breve e interesante recomendación literaria de un autor que estoy dispuesta a explorar en adelante: Los ojos del hermano eterno, de Stefan Zweig.

DSC_8131

   Virata es el mejor de todos los guerreros, no en vano lo llaman <<El Rayo de la Espada>>, y es por ello que el Rey le pide su ayuda para recuperar el emblema de la ciudad de manos de los usurpadores. Fiel a su pueblo y a su rey, acomete la misión con la mayor de las glorias, pues resulta vencedor en la batalla… pero perdedor en otros aspectos más importantes de la vida. Por un desafortunado acontecimiento, Virata decide dejar las armas y empezar así un largo camino hacia la libertad de espíritu, limpiando así su cuerpo y su mente de la culpa que le envuelve…

Ahora sé que todo hombre que mata a otro hombre mata a un hermano suyo.

   … pero hay algo más profundo en ello, ya que breve es la vida en el eterno mudar de las cosas.

  En su Virata cree actuar libremente, como es obvio, deshaciéndose de todo aquello que le ate a los seres humanos y a sus necesidades. Pero no es consciente de que lo que realmente le mueve son los ojos de hermano eterno, ése que le observa desde el más allá a través de los seres humanos que le rodean. Éso es, no puede escapar del UNO, de la opinión pública, de la sociedad, pues todo acto tiene su repercusión inmediata sobre aquellos que nos rodean, ya estén cerca o lejos. Son las miradas con las que nuestro protagonista se cruza las que le sirven de motor para mejorar como hombre, para cuestionarse las cosas, para ser más puro y para estar más limpio de culpa…

El que se figura estar libre no tiene ninguna libertad; el que huye de la acción no huye de la culpa. Solamente el que sirve a otros tiene libertad; es libre tan solo el que entrega su voluntad a los demás y pone su fuerza al servicio de una obra sin preguntar nada.

DSC_8134

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s