Los años de peregrinación del chico sin color

Aquí estamos otra vez con uno de mis autores predilectos, Haruki Murakami. Esta vez bajo la lectura de Los años de peregrinación del chico sin color, el autor nos pinta el anodino mundo de Tsukuro, un chico que arregla estaciones de tren.

Barry Manilow – Never gonna give you up

   ¿Nunca habéis tenido la sensación, alguna vez en vuestras vidas, de que realmente formáis algo especial en el mundo tu grupo de amigos y tu? Seguro que sí, es una sensación de plenitud que te hace sentir practicamente invencible. Suele ser un momento  lleno de color y vida, alegría y equilibrio. Bien, pues no sé si lo sabías, pero cada persona tiene un color, y el propio Tsukuro se rodea, sin él buscarlo, de personas con color. No hablamos ya del color o la sensación que alguien despierta o transmite, sino del hecho de que los apellidos de sus más allegados hacen referencia a un color (por lo que es interesante leer los pies de página, aviso a navegantes). Pero a todo esto, el apellido del protagonista carece de tal referencia; es el chico sin color. Éste simple hecho hace que Tsukuro se analice, y durante toda la novela vemos cómo el hecho de “no tener color” repercute directamente en la imagen que él mismo nos muestra de sí mismo.

DSC_8032

  Como el tiempo pasa y la gente cambia, en la Universidad Tsukuro se queda sin ése grupo tan especial y colorido que marcó su infancia de una manera tan profunda y positiva, pero que a su vez marcará el resto de su vida de un tono más oscuro. Pero llegados a un cierto punto, decide resolver lo que le apartó de todo ese mundo de color, y es así como descubrimos que lejos de ser el chico sin color, Tsukuro es mucho más.

¿No te parece una gran paradoja? A lo largo de nuestra vida vamos descubriendo poco a poco nuestro verdadero yo; a medida que lo descubrimos, perdemos parte de nosotros mismos.

   Y es que la gente piensa que Tsukuru Tazaki camina por la vida sin grandes problemas, y puede que así sea. Pero para cada cual el problema de la propia vida es diferente, por lo que se enfrenta a ella de maneras diferentes para hallar así el sentido que tiene. se trata de una novela de profundas reflexiones sobre el lugar que nos toca en el mundo, qué papel desempeñamos, las inquietudes -ciertamente- egocéntricas pero reales sobre si hemos o no sido importantes para aquellos que sí lo han sido para nosotros…

  Como no puede ser de otra manera, a saber, cautivadora, Murakami nos vuelve a introducir en su mundo de -ésta vez no tanto, por supuesto- fantasía, de “análisis” de las emociones, de viaje hacia el origen del dolor, del amor, de la felicidad, de la alegría. Es incuestionable que quien más o quien menos se siente identificado con el personaje central, sus pensamientos, sus reflexiones… su carácter incluso. Y esto es lo bonito y maravilloso de la pluma de Haruki Murakami, que nos transporta a un mundo paralelo que quizás nunca nos hemos atrevido a reconocer, pero que está en todos y cada uno de nosotros ( quiero creer al menos).

En aquella época creíamos ciegamente en algo, éramos capaces de creer ciegamente en algo. Esa emoción no puede haberse desvanecido del todo.

Anuncios

4 pensamientos en “Los años de peregrinación del chico sin color

    • me alegro muchisimo que mi modesta reseña te motive a leerllo, la verdad es que por el momento, de los libros leídos de murakami… todos valen taaaaaanto la pena..!!!! y de verdad, me encanta más a mi que te guste mi blog!! muchas gracias por el comentario!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s