El antropólogo inocente

    Nigel Barley nació en el Reino Unido en 1947 y, tras estudiar lenguas modernas se sacó el doctorado en Antropología social. Además, barley significa cebada.

Youssou N’Dour – 7 seconds away

    Tengo especial cariño a éste libro y ésta es la razón; en mi primer curso de filosofía en la universidad las asignaturas era diversas y variopintas, pocas tenían algo que ver estrictamente con la filosofía (pero no voy a caer en la mala costumbre de criticar, pues aunque no era lo que esperaba, todo proviene de la filosofía, solo hay que buscar los nexos y, además, todo conocimiento es bienvenido). Dicho lo cual, una de las asignaturas fue Introducción a la Antropología Cultural, de la mano de Jordi Castellví i Girbau, de quien guardo un bonito recuerdo. Teníamos que leer una monografía de una lista que nos proporcionó, pero si teníamos otras propuestas, podíamos presentárselas. Le propuse leer, en mio caso, El antropólogo inocente y, aunque no me permitió hacer tal lectura para un trabajo académico, me animó a leerla en mi tiempo libre.

No lo hice.

Cada vez que nos cruzábamos por la universidad, se acordaba de mi y me preguntaba por el libro. Lo pasé un poco mal. Es decir, quería leerla pero por una razón u otra no lo hacía.

Y hace unos meses lo hice; 5 años más tarde.  Al menos lo hice. Entendí por que no quería que hiciera un trabajo universitario sobre el libro.

Dowayo_cr‰ne

    En ésta peculiar propuesta, Barley viaja a África, no sin antes explicarlos de forma cómica a la par que real las razones de su viaje. Va a estudiar el pueblo dowayo. Sin él saberlo, va a conocer y a estudiar a un pueblo que, sin lugar a dudas, se convertirá en su segunda familia.

   Su viaje, más accidentado que otra cosa, lo es por la simple razón de que Barley es occidental, no entiende el cambio de paradigma que supone entrar en África. Temporalmente, en éste continente sólo existen los años, los meses y los días, no hay concepto de semanas. Los dowayo, además, se molestan si alguien intenta organizar su tiempo, para ellos, por ejemplo, cada año es de noviembre a noviembre, según la cosecha de mijo.

   Logrado el (casi imposible) cometido de llegar al pueblo dowayo, anécdota tras anécdota, el autor nos informa -y esto es lo que configuraría un trabajo universitario al leer una monografía “seria” sobre el estudio de una comunidad- de que los dowayo:

· No tienen un jefe como tal, es decir, un dirigente dotado de poder y autoridad. El “jefe” fue una invención de los franceses para crear una figura representativa (ya sea para gobernar, ya sea para recaudar impuestos).

· El idioma es tonal, según el tono usado el significado de la palabra cambia. (podéis intuir la cantidad de anécdotas que pueden llegar a surgir al respecto)

· Es falso que el aburrimiento sea una queja exclusivamente endémica de la civilización. La vida rural de África es tediosa a más no poder, no sólo para un occidental acostumbrado a una gran variedad de estímulos cambiantes, sino para los propios lugareños.

El antropólogo inocente

Además, los temas tratados que deberían incluirse en un buen estudio de monografía son:

· La sexualidad, las relaciones interpersonales, parentesco. Ésto le llevó a darse cuenta de que hay una gran dificultad para hallar palabras equivalentes al francés, por lo que le resultó difícil establecer relaciones de parentesco equivalentes y comprensibles para los occidentales.

· La lengua, la medicina y cómo éstos chocas con las prácticas curativas habituales de los dowayo.

·La división social, simple y eficaz, en tres grupos sociales: herreros, dowayos corrientes, brujos de la lluvia.

· La división del conocimiento según el sexo: los <secretos de los hombres> no han de nombrarse ante las mujeres, como ceremonias, canciones y objetos. Sólo estaba al alcance de los hombres el conocer la totalidad del sistema cultural.

   Lo más chocante si debemos especificar dentro de lo que es la explosión de trenes entre occidente y África, es el hecho de que la intimidad del individuo desaparece por completo. No quiero desgarraros el sinfín de risas que éste libro proporciona, lo que quiero es poner el freno un momento y recapitular, repensar un par de cosas.

· Cómo el viaje a culturas completamente distintas nos puede cambiar desde dentro. Barley volvió transformado, quisiera o no, fuera o no consciente de ello. Tras la bofetada de realidad inicial (y completamente normal) se acostumbra y entiende lo que implica no ser occidental, no ser blanco, no ser él. Ser otro en el cuerpo de él.

· El impacto social que -en éste caso- recibió el antropólogo al volver a Londres. Hasta qué punto experiencias más o menos traumáticas cambian la percepción de nuestro entorno. Hasta qué punto somos esclavos de las cadenas invisibles de nuestra sociedad -la cual creemos sin atisbo alguno de duda que es superior y por ende mejor al resto-. Cómo ellas nos agarran de firme y nos clavan en el suelo sin dejarnos mover con ligereza.

· un pequeño apunte que resume bien lo profundo de nuestro sometimiento al Uno heideggeriano: los dowayo siempre describían las cosas como deberían ser, no como eran.

  • ¿Por qué hacéis esto?

  • Porque es bueno.

  • ¿Por qué es bueno?

  • Porque nuestros antepasados nos lo dijeron.

  • ¿Por qué os lo dijeron vuestros antepasados?

  • Porque es bueno.

  • ¿quien ha organizado este festival?

  • El hombre de las púas de puercoespín en el pelo.

  • Yo no veo a nadie con púas de puercoespín en el pelo.

  • No. Es que no las lleva.

Anuncios

2 pensamientos en “El antropólogo inocente

    • oh! pues me lo apunto todo, la verdad es que me interesa el tema, me parece muy enrriquecedor leer culturas distintas a las nuestras. más gente debería aprender de este tipo de lecturas! muchas gracias!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s