La tienda de los recuerdos perdidos

<<una joven viuda solitaria sin familia ni amistades que se dirigía hacia un incierto destino>> … en Fairport, una islita más allá de Seattle que la acoge con las puertas abiertas. Las puertas de la casita de los Caramelos.

  Sin saber cómo ni cuando ni porqué, Gatita entra en su casa y en su vida, es una gata callejera balnca y peculiar de la tercera edad, con más instinto del que a simple vista parece. Lily, la protagonista, abre una tienda de ropa vintage, compra la casa, adopta la gata… dejándose llevar a regañadientes por el curso de los acontecimientos.

Rebecca & Fiona – If she was away

  Bish, hija del veterinario de la isla (Ben) irrumpe en la tienda atraída por la hermosa gatita blanca que se ve desde la calle. Y como ella muchos son los curiosos que, llamados por los ojos bicolores y el encanto felino, entran en la tienda de los recuerdos perdidos de Lily. No sólo los que perdió con su difunto marido Josh, también hay los recuerdos de Bish y Ben, de Rupert, de Paige… cada habitante de la isla con su historia entra en la tienda para que Lily pueda cambiarles la vida. Y del mismo modo, Lily cambia con cada vestido que vende, con cada arreglo que hace, con cada maullido de la gatita.

la foto 1

Más allá de una novela romántica al uso, tenemos ante nosotros una novela de amor. Del amor que fue y que nunca volverá a ser, del que una vez fue pero que nunca se queda, del que será y ya se verá. Con apenas 40 años no se es ni joven ni viejo; con un pasado pero con futuro por crear… y a todo esto, ¿qué se siente al ser viuda? ¿como se olvida, a la fuerza, al amor de tu vida? ¿qué pasa si éste amor te ha abandonado?

  Se trata de una novela de pérdidas y encuentros, de huidas y regresos.

   Lo realmente encantador, lo que no permite que despegues la nariz de entre las páginas son los detalles. No solo habla Lily, sino que la Gatita también tiene sus narraciones, de tal modo hallamos la otra cara de la moneda. Me parece un toque enternecedor que da un respiro a tanta emoción contenida. Bien es cierto que no ahonda en demasía en los sentimientos más profundos de la pérdida, pero llega lo suficiente para sentir pesares y alegrías cuando leemos. Y para preguntarse, preguntarse qué haríamos en sus lugares…

No debemos olvidar, ya por último, que la historia central no es más que un lado del prisma, un color de la luz. Las historias se entrelazan, la de cada uno de los habitantes de la isla, ya estén vivos o no. Cada rincón de cada lugar tiene sus recuerdos, los que se han perdido, los que quedan en la memoria, los que se crearán con el paso del tiempo.

la foto 2

 

Anuncios

2 pensamientos en “La tienda de los recuerdos perdidos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s